Tratamientos con láser para el enrojecimiento

Los tratamientos con láser son procedimientos no ablativos utilizados para eliminar el enrojecimiento facial. Entre las afecciones cutáneas específicas que pueden llevar a los pacientes a buscar este tipo de cirugía se incluyen: rosácea, manchas rojas, ruptura de los vasos sanguíneos, dilatación de las venas faciales y daño solar. El tratamiento consiste en utilizar un rayo de luz intensa pero suave, que es absorbido por la piel. Va directo a la hemoglobina para eliminar disfunciones en los vasos sanguíneos que hacen que la piel se torne roja, sin dañar el tejido circundante.

 Antes del procedimiento, los pacientes deben informar a sus médicos sobre si están o han estado tomando recientemente medicamentos para dormir, diluyentes de sangre, antibióticos, medicamento para el resfriado o alergias, o relajantes musculares.

La eficacia de los tratamientos puede variar de un paciente a otro. Después de cada tratamiento, la piel puede volverse enrojecida entre cuatro y ocho horas, y pueden aparecer hematomas. Otros posibles riesgos incluyen: cicatrices, sangrado, infección, inflamación y decoloración. Los tratamientos con láser pueden ser dolorosos durante el procedimiento, aunque el tiempo de recuperación es normalmente mínimo.

Los tratamientos con láser para el enrojecimiento son efectivos y requieren poco seguimiento una vez completada la serie de tratamientos. Los pacientes normalmente notan una mejora significativa en su piel después de la primera sesión. Sin embargo, es importante asegurarse que el profesional esté calificado cuando está aplicando el tratamiento, ya que los errores pueden provocar graves lesiones. Se recomienda que los pacientes se informen exhaustivamente de las credenciales del profesional de la salud, también pidiendo recomendaciones personales de amigos y familiares, o poniéndose en contacto con los principales fabricantes de láseres para preguntar sobre los médicos autorizados en su zona.

Los láseres vasculares que tratan selectivamente vasos sanguíneos en la piel anómalos o no deseados a la vez minimizan el daño a la piel circundante, son más efectivos en el rostro, aunque también pueden utilizarse en algunas venas varicosas de las piernas, en cicatrices y estrías. Funciona creando una determinada longitud de onda lumínica que penetra en las capas externas de la piel, hasta los vasos sanguíneos, que la absorben.

El rejuvenecimiento con láser CO2 fraccionado rejuvenece la piel, reduce el daño causado por el sol, trata el envejecimiento, las cicatrices del acné y algunos trastornos cutáneos eliminando capas dañadas de piel, asimismo estimula la capa profunda de la piel para reproducir el colágeno perdido por el envejecimiento.

La eliminación de pigmentación con láser CO2, funciona creando longitudes de onda lumínica de alta energía, que luego se transforman en energía térmica capaz de llegar a una zona específica de pigmentación. Es el método más avanzado disponible para eliminar pigmentos en la piel, como pecas y manchas causadas por el sol o envejecimiento de la cara o cuerpo. Los efectos secundarios y el tiempo de recuperación son mínimos.

La eliminación de tatuajes con láser se realiza utilizando un láser Q-switched, que funciona creando pulsos de energía lumínica de nanosegundos, que rompen la tinta del tatuaje. Aunque es un tratamiento bastante eficaz, los tatuajes son casi imposibles de eliminar por completo.