Criolipólisis

La criolipólisis es un tratamiento médico utilizado para destruir las células grasas por congelación. El principio de funcionamiento es la aplicación controlada del enfriamiento, dentro del rango de temperaturas de +5 a -5 °C, para la reducción no invasiva y localizada de depósitos de grasa, con el fin de remodelar los contornos del cuerpo. El grado de exposición al enfriamiento causa la apoptosis (muerte celular) del tejido graso subcutáneo, sin daño aparente a la piel sobrepuesta.

La criolipólisis se desarrolló partiendo de la premisa que las células grasas se dañan más fácilmente por el enfriamiento que las células de la piel, para aplicar bajas temperaturas al tejido a través de la conducción térmica. A fin de evitar la congelación, se determina un nivel de temperatura y una exposición específica, por ejemplo, 60 minutos a -5 °C.

Como procedimiento médico, la criolipólisis es una alternativa no quirúrgica a la liposucción. Etimológicamente, el término criolipólisis (congelación de grasa) se deriva de las raíces griegas crio, que significa frío; lipo, que significa grasa; y lisis, que significa disolución o desprendimiento. En Europa y EE.UU., las máquinas criopolíticas de diseño específico se utilizan en clínicas y spas médicos.

La criolipólisis se utiliza para eliminar ciertas zonas de grasa corporal que se encuentran justo debajo de la piel para así moldear a una persona. Parece ser principalmente aplicable a bultos de grasa discretos y limitados. De acuerdo con una reseña de 2015, muestra un prometedor resultado en la reducción media de grasa, que demostró reducir alrededor del 20% de grasa en una zona, un una sesión.

El enrojecimiento local transitorio, los hematomas y el entumecimiento de la piel son efectos secundarios comunes del tratamiento y se espera que disminuyan. Normalmente, los déficits sensoriales disminuirán en un mes. Se investigó el efecto sobre los nervios periféricos y no se obtuvieron resultados perjudiciales permanentes. No se encontraron efectos secundarios graves de larga duración durante el periodo de seguimiento de seis meses.