Cuidado de la piel

La importancia del cuidado de la piel no se puede subestimar e implica no solo los productos que se aplican normalmente en la piel tópicamente; también incluye buenos hábitos alimenticios, y utilizar abundante crema protectora solar para protegerse contra los dañinos rayos del sol.
Aunque algunos daños causados por el sol no son una amenaza para la salud, sino meramente cosméticos, como manchas de envejecimiento, pecas, arrugas y tumores benignos, los crecimientos precancerosos o cancerosos mortales sin revisar son una preocupación real, por lo que es un hábito saludable visitar a un dermatólogo para una revisión anual del cuidado de la piel.

También se recomienda la limpieza diaria del rostro con un limpiador adecuado y evitando lavar en exceso para evitar la eliminación de demasiados aceites naturales de la piel. También pueden incluirse nuevos e innovadores avances en tratamientos tópicos para buscar una piel más joven como rutina del cuidado de la piel.