PRP

El plasma rico en plaquetas, o PRP, es una proteína compuesta de sangre, centrifugada para extraer sus glóbulos rojos. Aunque se utiliza como herramienta clínica para una amplia gama de tratamientos médicos, también se usa de forma cosmética en la cirugía plástica para acelerar la cicatrización de tejidos y promover el crecimiento del cabello.

El PRP se crea extrayendo una muestra de sangre del individuo a tratar y colocándola en una centrifugadora u otro dispositivo de rotación rápida que separa las plaquetas de los demás componentes de la sangre. Este material resultante se inyecta en el paciente, en la zona que requiere tratamiento. Las principales indicaciones en dermatología para el PRP son alopecia androgénica, cicatrización de heridas y rejuvenecimiento de la piel. Para preparar el PRP, se utilizan varios protocolos, con un principio subyacente de concentración de plaquetas a 3-5 veces los niveles fisiológicos y, a continuación, se inyecta este concentrado en el tejido donde se desea la regeneración.