Mesoterapia

La mesoterapia es un procedimiento estético no quirúrgico administrado mediante inyecciones múltiples que contiene plantas, vitaminas, así como productos farmacéuticos y medicamentos homeopáticos. Se utiliza principalmente para eliminar el exceso de grasa y la celulitis, así como para rejuvenecer y tensar la piel.

Desarrollado en Francia en la década de 1950, el tratamiento se utilizó originalmente para tratar enfermedades infecciosas y vasculares, aumentar la circulación y aliviar el dolor. Hoy en día, se utiliza más comúnmente para la reducción de peso en zonas específicas (especialmente alrededor de los muslos, los brazos y el estómago), en general, para pérdida de peso y eliminación de la celulitis. Se considera una alternativa no quirúrgica a la liposucción. La teoría detrás de la mesoterapia es que mediante la inyección de los medicamentos prescritos en la capa de tejidos conectivos y grasa debajo de la piel, o del mesodermo, la grasa subyacente se derrite. Una vez que la grasa se ha derretido, el cuerpo la excreta de forma natural.

Las inyecciones de mesoterapia pueden causar irritaciones como ardor y dolor temporal, así como náuseas y decoloración. También pueden producirse hematomas, hinchazón y diminutas protuberancias en las zonas de inyección, aunque normalmente se pasan a las dos semanas. Las embarazadas, aquellas personas que toman anticoagulantes, presentan problemas de corazón, o está recibiendo tratamiento para la diabetes, el cáncer u otros problemas de salud significativos no son candidatos adecuados para la mesoterapia. Los pacientes pueden notar resultados después de una sesión, aunque la mayoría necesitan entre 5 y 15 sesiones.

La mesoterapia muestra resultados prometedores para la eliminación de la grasa y la celulitis, aunque aún no se ha probado científicamente su seguridad y eficacia. Dado que no todos los profesionales utilizan fórmulas estándar, el medicamento dentro de la inyección puede variar de un médico a otro.