Liposucción

La liposucción es un procedimiento quirúrgico que se realiza para eliminar la grasa corporal persistente, especialmente alrededor de las caderas, el estómago, los muslos y las nalgas. Sin embargo, no elimina la celulitis.
La liposucción se puede realizar en la consulta de un médico o en centro quirúrgico; sin embargo, es necesario comprobar para cerciorarse con anterioridad que la instalación esté acreditada, además de que es reconocida por sus altos estándares profesionales, seguridad y resultados óptimos.

El período de recuperación depende del tipo de liposucción realizada, y se prevén inflamación, hematomas y dolor durante varias semanas. Por lo general, los pacientes pueden regresar al trabajo transcurridos varios días y reanudar sus actividades normales después de dos semanas.
Un posible riesgo serio de la liposucción es la formación de un coágulo sanguíneo venoso profundo, mientras que otros riesgos más generales incluyen infección por estreptococo o estafilococo, acumulación de líquido, daño en nervios, vasos sanguíneos y pulmones, experimentando una sensación de entumecimiento de la piel, y otros.