Inyecciones de relleno dérmico 

Las inyecciones de relleno son tratamientos cosméticos utilizados para suavizar arrugas, cicatrices o piel rugosa. A veces, también se utilizan para crear volumen en los labios. Los rellenos faciales varían en términos de longevidad y composición química.
Hay diversas formas de rellenos inyectables disponibles. Las formas más comunes incluyen las siguientes:

Las inyecciones de ácido hialurónico se utilizan para mejorar el contorno de la piel y reducir las depresiones. Pueden hacerse mejoras visibles en las líneas del ceño o de la sonrisa y en patas de gallo, cicatrices faciales causadas por el acné, quemaduras o heridas, así como en las líneas de la frente. Dado que el ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra de forma natural en el cuerpo, esta forma de inyección es muy popular.

Los rellenos con ácido poliláctico son de carácter sintético y se inyectan para estimular la producción de colágeno del cuerpo, obteniendo resultados graduales en pocos meses. Son biodegradables y no tóxicos. Estos rellenos faciales se utilizan a menudo para dar volumen a los labios, rellenar finas líneas y tratar los pliegues nasolabiales.

La hidroxiapatita, considerada un implante inyectable de látex estéril subdérmico, se produce sin utilizar ningún producto animal. Se puede utilizar para rellenar las arrugas faciales de moderadas a intensas, mejorar la amplitud de las mejillas y otros contornos faciales y mejorar el volumen general. Crea un resultado muy natural y tiene una duración aproximada de 12 a 18 meses.

Los riesgos incluyen infección, sangrado, hematomas, reacciones alérgicas, así como nódulos en la piel tras el tratamiento. Antes del tratamiento, es importante eliminar el consumo de alcohol y evitar todos los anticoagulantes, como la aspirina. Su médico es el mejor indicado para determinar el tipo y volumen de relleno necesario para tratar su problema.