Blefaroplastia

La blefaroplastia es una forma de cirugía que repara los párpados caídos y elimina las bolsas de debajo de los ojos, ambos consecuencia del envejecimiento.
Normalmente se trata de problemas cosméticos, pero a veces pueden afectar a la visión. Este procedimiento generalmente se realiza de forma ambulatoria; el cirujano primero inyecta anestesia en los párpados y, a continuación, un medicamento intravenoso para relajarse. Después de la cirugía, es habitual que los pacientes experimenten visión borrosa y doble, sensibilidad a la luz, párpados adormecidos e inflamados, hinchazón y hematomas, y dolor o malestar.

Transcurridos unos días, el médico retirará los puntos de sutura, si es necesario. En diez a catorce días, los hematomas y la hinchazón normalmente desaparecen, mientras que las cicatrices pueden tardar meses en desaparecer; se aconseja no exponer la piel de los párpados al sol. Para algunos pacientes, los resultados pueden ser de por vida, mientras que para otros, los párpados caídos pueden reaparecer.